Aislamiento Térmico

Aislamiento Térmico

Existen muchas situaciones en las que es conveniente reducir el flujo de calor en una dirección determinada. El caso más común es el aislamiento de los edificios para minimizar las pérdidas de calor en invierno y las ganancias en verano y, en general, todos aquellos espacios en los que se utiliza energía y en los que se necesita mejorar la eficiencia en su consumo.


El aislamiento térmico es la primera, más barata y más efectiva medida para el ahorro energético. Aunque existen muchos aislantes, en Deformac utilizamos materiales celulares, que se componen de celdas cerradas o abiertas, por lo general formando tableros rígidos o flexibles, con baja capacidad de calentamiento y resistencia a la compresión aceptable. Los más usados son el poliuretano y el poliestireno expandido.


A la hora de seleccionar el material, la propiedad principal a tener en cuenta es la conductividad, pero no hay que olvidar la densidad, la estabilidad química, la rigidez estructural, la degradación y, lógicamente, el coste; que son fundamentales para que el material pueda culminar la función para la que se instala.

PRODUCTOS

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.